Vecina salvó a perro que dejaron abandonado sin alimento ni agua. Le acercaba la comida con un palo

Si hubiese una sola palabra que defina a la epidemia de coronavirus que está afectando principalmente a Asia, podríamos decir que es «letal». Hasta el minuto, sólo en China se contabilizaron más de 72 mil casos y 1.868 muertes por efecto de la bacteria, que causa lesiones severas en los pulmones y el sistema respiratorio.


AFP

Por lo mismo, y tras mucha información de dudosa veracidad repartida por los gobiernos locales de cada provincia china, muchos animales y mascotas han sido aisladas, abandonadas o incluso asesinadas por miedo a que sean portadores del virus. Es de esas situaciones en donde el amor por las mascotas se disuelve gracias a la paranoia colectiva y el miedo al contagio.

Por eso, la historia que les contaremos a continuación nos hace recuperar la fe en la humanidad. Xu, una mujer oriunda de Guangzhou (China), se fijó en un importante detalle de uno de los departamentos que está al frente del suyo: en el marco de la ventana se posaba un perro golden retriever, mirándola. Pensó que no había problemas, pero esa idea se le fue de la cabeza tres días después, cuando el perrito volvió a aparecer en la ventana. 


Sina

Xu se fijó que Zai Zai —nombre del perro— estaba atrapado y solo en el departamento sin agua ni comida, ya que lo veía desganado y con muy poca energía. Por lo mismo, Xu dedujo que sus dueños se pueden haber quedado atrapados en algún lado, ya que el país está prácticamente en cuarentena y se han impuesto muchísimas restricciones en cuanto a viaje.


Sina

La mujer, cariñosa y muy generosa, se decidió a alimentar e hidratar al pequeño Zai Zai, pero no podía entrar al otro departamento. Así que la única opción que tuvo fue amarrar la comida y el agua a una vara larga para colgar ropa y hacerla cruzar hacia el otro lado. La movida necesitaba pulso por parte de Xu, ya que la ventana estaba protegida con barrotes muy angostos. Veamos el registro de la maniobra, cortesía de South China Morning Post:

Xu hizo de esto una rutina por seis días seguidos, mientras trataba de contactar a los dueños de Zai Zai. Finalmente, averiguó que efectivamente los dueños del peludo estaban atrapados en Wuhan: la ciudad fue aislada y no tenían cómo salir de allí. Afortunadamente para el perruno, sus dueños lograron contactar a la administración del edificio para que abrieran la puerta y rescataran a Zai Zai.

Actualmente, el golden retriever está quedándose en un centro local para animales, donde está siendo muy bien alimentado y cuidado. Xu se pasa de vez en cuando a verlo: cuenta que está recuperándose muy bien, además de que consiguió a un amigo peludo para jugar.


Sina

¡Una vida salvada es una alegría más para la humanidad!

Puede ver el contenido completo aqui

Add Comment