“Soy un luchador”: El alentador mensaje de Salah tras la lesión que amenaza con quitarle el Mundial

Los primeros 24 minutos del encuentro entre merengues y “reds” daban la sensación de una eventual victoria inglesa, tal como en aquella final en Roma, en 1984. El “gegenpressing” de los dirigidos de Klopp funcionaba a la perfección, acorralando el elenco español en su lado de la cancha. Los de Zidane intentaban a través de algunas escaramuzas de Isco y Bale, ante un inexistente Ronaldo, pero el ahogo ante el Liverpool era evidente. Así fue hasta que una lamentable acción cambió por completo el desarrollo del partido.

En ese instante, el ariete egipcio, quien ya estaba provocando -esperables- destrozos en la zaga española, forcejeó un balón en 3 cuartos con Sergio Ramos. Los jugadores engancharon sus brazos, y el central se lo llevó al piso tomándolo del derecho, generándole -intencionalmente o no- una muy mala caída al extremo africano.

Salah acusó el golpe de inmediato y quedó tirado en la cancha, lamentándose con claridad de una dolencia en el hombro izquierdo. Todo se paralizó por instantes en el Olímpico de Kiev, en Liverpool y en Egipto, que veían como el héroe que les dio aquella agónica clasificación a la Copa del Mundo -tras 28 años de ausencia- sufría una dolorosa caída, a sólo 18 días del difícil debut ante Uruguay en Rusia.

A pesar de que nunca dejó de dar muestras de mucho dolor, el goleador de los “reds” siguió en la cancha tras las primeras atenciones médicas. Pero alcanzó a jugar sólo un par de minutos, ya que tras un tiro de esquina, Klopp y la fanaticada inglesa debió sufrir otra vez, y de peor manera, al ver a su estrella sentada en el piso, llorando. Era obvio, Mohamed Salah, uno de los grandes baluartes de la competición, con 10 goles a su haber, dejaba el césped con lagrimas en los ojos. Era el partido más importante de su vida, uno por el cual incluso interrumpió el Ramadán que cumplía a rajatabla desde el 14 de mayo y hasta el último jueves. 


Reuters

El caos en las huestes “reds” se sintió de inmediato, cual balde de agua fría. Entró Adam Lallana, un volante que además no respondía con las mismas funciones tácticas que el africano, y la jauría de perros del Liverpool perdió el aliento, y sólo lo recuperó por instantes durante algunos episodios del encuentro. Pero no fue suficiente, el golpe caló demasiado profundo y el gol de Mané dio chispazos de esperanza a una escuadra inglesa que sintió con fuerza la salida de su figura. Con 44 tantos en 52 encuentros esta temporada, y un rol trascendental en el ataque del equipo, Ramos envió a los vestuarios al arma más letal de Anfield.

“La participación de Mo en el Mundial está en duda. Habría seguido jugando si hubiera podido. Está ahora mismo en el hospital para una radiografía. Pero no tiene buena pinta”, fueron las palabras del estratega alemán tras el duelo, que se inclinó a favor del Real Madrid gracias a las anotaciones de Benzema y Bale, en 2 oportunidades. El francés aprovechó un clamoroso error de Karius, mientras que el galés marcó uno de los goles más impresionantes que se haya vista en una final europea y luego aprovechó una pobre resistencia del portero alemán, para decretar el 3-1 a favor de los bicampeones, en el 82′.

Sin embargo, a pesar de que las primeras impresiones apuntaban a una dislocación y eventual recuperación de 2 a 6 semanas, tras los exámenes el diagnostico mejoró, para tranquilidad de los egipcios. Mahmoud Elassal, el médico de la selección africana, recibió buenas noticias por parte de sus colegas del cuadro inglés. Ellos le informaron que el extremo estaba “herido ligeramente en el hombro” y que, pese a que tendrá al menos 2 semanas de recuperación, “Salah llegará bien al mundial”.

Ello fue aún más contundente cuando el protagonista utilizó sus redes sociales para, a un día del lamentable golpe, esperanzar a los fanáticos de su país.

Fue una noche muy dura, pero soy un luchador. Pese a todo, estoy confiado de que estaré en Rusia para enorgullecer a todos ustedes. Su amor y apoyo me dará la fuerza que necesito. 

Las humildes palabras del goleador de la escuadra africana en su clasificación al Mundial, con 4 tantos y 5 asistencias, tuvieron coherencia también con los dichos del Ministro del Deporte de Egipto, Khaled Abdel-Aziz, quien difundió las buenas nuevas a través de sus redes sociales. “El diagnóstico simple de la lesión de Salah es que sufre de un esguince de los ligamentos de la articulación del hombro”, empezó detallando. “El tiempo estimado de recuperación será de dos semanas, si Dios quiere”, aseguró, por lo que el ariete del Liverpool podría estar de vuelta el 11 de junio, a 4 días del primer encuentro de los “faraones”, ante Uruguay. 


Matthias Schrader

“Salah se quedará en Liverpool hasta que termine su tratamiento y complete su rehabilitación antes de unirse al campamento de equipo nacional de Egipto en Italia cuando reciba la aprobación de los médicos”, explicó, junto con apuntar que el delantero utilizará maquinas especiales para llegar en forma. “La fe, determinación, persistencia y patriotismo de Salah ayudarán a pasar un momento tan difícil rápidamente”, afirmó la autoridad egipcia.

La misma fe con que miles -y no sólo los egipcios- esperan la recuperación del futbolista revelación de la última temporada en Europa. ¡Te queremos ver en Rusia, Mohamed!

Source: Upsocl

Comments

comments