Sangre, el elemento presente en una de las cintas más populares: ¿Es el morbo lo que mueve al mundo?

“Hay quienes dicen que las atrocidades que cometemos en nuestra ficción, son deseos internos que no podemos ejecutar en nuestra civilización controlada, por lo que se manifiestan a través de nuestro arte. Yo no estoy de acuerdo. Yo creo que el cielo y el infierno son uno y el mismo. El alma pertenece al cielo y el cuerpo al infierno”, reza una de las frases que responde al planteamiento principal de la nueva y polémica cinta “The house that Jack built” del director Lars von Trier, quien en el año 2011 fue declarado persona non grata, para posteriormente ser expulsado y vetado por el cuerpo directivo del festival de Cannes.

A tres días del término del icónico festival de cine, la nueva película de von Trier, que fue excluida de la competencia internacional, fue proyectada al público y a la crítica mundial. La respuesta de los asistentes fue la misma que provocó que las autoridades de la entidad tomaran la decisión de no incluirla en la competencia. “Vomitiva”, “asquerosa” y “pretenciosa” fueron algunos de los adjetivos con las que ciertos críticos y asistentes describieron la temática de la polémica película, la cual incluso generó que muchos decidieran abandonar la sala. 

A pocos días del estreno oficial en Cannes, medios y usuarios de todo el mundo han posicionado la temática de la película en el centro del debate. Pese a que muchos han dirigido su crítica hacia el morbo que se encuentra presente en la totalidad de la cinta, muchos otros han manifestado que la película ha logrado retratar algunos de los vicios más perjudiciales con los que coexiste la sociedad actual. 

Aquellos deseos internos de los que habla el protagonista, son precisamente aquellos que logran desatarse y se manifiestan a través de los incidentes, atentados y siniestros más escabrosos que han tenido lugar en los últimos meses. Son los mismos que nos han hecho preguntarnos, en más de una ocasión, ¿qué estamos haciendo mal?

Además de instaurar el debate sobre la dirección que está tomando la sociedad, la cinta ha vuelto a resaltar la idea de que el morbo continúa siendo el elemento que mueve la atención mundial. 


IFC Films

IFC Films

IFC Films

Abusar del morbo en orden de alcanzar popularidad

Asesinar a un niño, mutilar a un pato, arrastrar un cadáver y mantener fugitivos al interior de la casa son sólo algunos de las escenas que dan vida a una de las cintas más repudiadas del último tiempo, la cual al mismo tiempo es uno de los largometrajes que más interés ha provocado desde el público. Desde tiempos remotos el sexo y la sangre han respondido a elementos que logran capturar la atención e interés del público, sin importar las externalidades con las que éstos sean presentados.

Esto bien lo sabe Lars von Trier, quien a pesar de ser despreciado y rechazado por sus colegas, es uno de los pocos directores de la industria que sabe cómo mantenerse vigente en la palestra internacional. Muchos apuntan a que el morbo es una de las técnicas más fáciles para conseguir éxito y popularidad entre la audiencia, lo que ha sido confirmado por von Trier, quien una vez más probó que el abuso del morbo es un camino seguro para triunfar en la pantalla grande.


IFC Films

Aún cuando la inclusión de contenido morboso sea públicamente abominado por la sociedad, éste forma parte de los contenidos más vistos en los sitios web, medios de comunicación, avisos publicitarios y películas, lo que permite que éstos sigan adquiriendo más y más espacio. Dicha realidad responde al placer culpable, a los “deseos internos” de la sociedad, los cuales son precisamente explorados en la nueva cinta de von Trier que hoy todos quieren ver.

De acuerdo a Nicholas Barber, crítico de cine de la BBC, decenas de personas decidieron abandonar la sala de cine de Cannes cuando la ola de escenas gráficas comenzaron a ser exhibidas en la pantalla. La película que catalogó como “oscura y espeluznante” causó estupor entre la mayoría de quienes se encontraban el lugar, sin embargo ha sido una de las más comentadas del festival, lo que responde a lo que presuntamente pretendía lograr el director. 

“Decenas de personas se marcharon con disgusto cuando The House That Jack Built se estrenó en Cannes, y si bien puedo entender sus razones, me alegré de poder llegar hasta el final. La película es una oscura y espeluznante comedia de un asesino en serie, pero, lo que es más relevante, es una oscura y espeluznante comedia asesina en serie escrita y dirigida por Lars von Trier. Eso significa que es demasiado larga, exagerada, a veces aburrida, a veces impactante, pero indudablemente una película audaz y estimulante que nadie más que el notorio y provocador autor de Dinamarca podría haber hecho”.

Ante esto cabe preguntarse el porqué, ¿por qué el (abuso del) morbo continúa generando aquella expectación/interés que difícilmente se consigue a través de la utilización de otros recursos en la industria cinematográfica?

Source: Upsocl

Comments

comments