Repartir los organismos y el empleo del Estado

El capitalismo y la democracia necesitan una cura de populismo. No se asusten. Quienes defienden este remedio son economistas de prestigio, nada sospechosos de veleidades nacionalistas o izquierdistas. El populismo del que hablan es económico. Consideran que el populismo político es malo para la economía de mercado y para la democracia, pero defienden una política económica populista, dirigida a generar una prosperidad inclusiva. En esta defensa del populismo económico coinciden tanto economistas liberales como socialdemócratas.

Seguir leyendo .

Puede ver el contenido completo aqui

Add Comment