Renunció a su trabajo para pintar el mar. Encontró la felicidad en su majestuosa obra de arte

No hace falta hacer un gran análisis para darnos cuenta que fue es una obra de arte la que tiene esa mujer entre sus manos. Un dibujo hiperrealista lleno de colores y con ondas que trascienden del lienzo, se clavan de inmediato en tus pupilas.

Para esto tuvo que tomar una decisión que le cambiaría la vida, tuvo que dejar su empleo diario por lo que no tendría un sueldo fijo.


Beth Moffat

Al comienzo tenía mucho miedo, era un cambio al que no estaba acostumbrada pero para avanzar como artista debía dejar algo atrás. Fue así que un día tomó el valor y renunció, se iba a dedicar a pintar porque eso la hacía feliz.


Beth Moffat

6 meses tardó en realizar su pintura a la que llamó «Haciendo olas», eso dedicado a su fascinación por el océano. Eso se debió a que vivía cerca de él, siempre le tuvo miedo a las aguas profundas pero también admiración al ver la complicada creación.


Beth Moffat

El tiempo pudo parecer mucho pero al observar bien cada detalle no parece tanto, según Moffat fue un proceso meticuloso para poder expresar algo más que un mar.

«Al crecer junto al mar experimenté tanto miedo a las aguas profundas como admirar la belleza de su creación. Hay poder curativo en el aire salado del océano. Siempre me fascinará cómo el mar puede ser tan aterrador y tumultuoso, pero tranquilo al mismo tiempo «.

-Bethany Moffat

Cada pincelazo era un pedazo de su vida que dejaba plasmada en la obra, recuerdos y añoranzas de una joven que adora la brisa del mar.


Beth Moffat

Es por eso que le dio ese tono profundo junto a sombreados realistas, tuvo que usar una gran cantidad de lápices para lograrlo. Es el resultado de mucho esfuerzo, se concentró en lo que quería y simplemente lo logró.


Beth Moffat

Puede ver el contenido completo aqui

Add Comment