Perdieron sus clientes por la cuarentena. Decidieron tornar sus reservas en comida para los ancianos

Muchos lugares del mundo han sido testigos de cómo algo tan dentro de todo natural como una enfermedad, para irrumpir en nuestras maneras de vivir, al punto de cambiar nuestros estilos de vida en algo que se consiga adaptar a lo que antes hacíamos, pero que no tienen ninguna relación con lo que nos gustaría ser o hacer. Puede que cuando esto se haya acabado, podamos reflexionar sobre lo que nos enseñó sobre nosotros mismos esta crisis de salud, pero por el momento, debemos estar más concentrados en sortearla de manera exitosa. Y con manera exitosa quiero decir de una manera que recalque los valores que nos distinguen como especie humana. 


MOHAMMED SAHEB MIAH

Los más importantes de estos, sin duda que son nuestras capacidades para ayudarnos, colaborar y dar de nosotros más de lo que creemos capaces. Incluso si se trata de alguien que no conocemos, ayudarlos nos hará creer en la esperanza de que si nosotros fuimos capaces de hacer algo así, alguien estará ahí también para darle una mano cuando un ser querido nuestro necesite ayuda, pero nosotros no nos encontremos cerca. Esa es la clave de la buena convivencia en sociedad: confiar tanto en los desconocidos, que no sea necesario conocerlos para saber que actuarán de la manera correcta.


MOHAMMED SAHEB MIAH

Esa fue una lección que se llevaron los habitantes de Leeds, en el Reino Unido, al enterarse de la noticia del muy buen y bello trabajo que estaban llevando a cabo algunos de sus vecinos. Se trata de un restaurant de comida Bangladeshi llamado Bengal Cottage. En días normales, el local se contenta con recibir a todo quien busque un plato de curry con arroz sabroso y nutritivo. Pero debido a la cuarentena cuasi total que el Reino Unido ha impuesto, perdieron todos sus clientes casi de la noche a la mañana. 


MOHAMMED SAHEB MIAH

Su situación laboral no solo es compleja, sino que también se encontraron con que tenían bodegas llenas de alimentos frescos, cuyo destino no sería otro aparte de irse a la basura casi completamente. En vez de esto, decidieron usarla para el bien de la comunidad. Por medio de Internet, comenzaron a ofrecer comidas saludables y sanas, preparados con la mano de un chef, para los ancianos que estuvieran sin la posibilidad de dejar sus casas. En poco tiempo habían recibido un montón de pedidos, los que entregaron con una sonrisa en sus rostros (y ni una sola cuenta, cabe mencionar).


Unsplash

Son un gran ejemplo de personas que en vez de sentarse a esperar, decidieron ayudar.

Puede ver el contenido completo aqui

Add Comment