Los estudiantes de Filosofía empiezan a ir a la universidad con la mochila de Glovo

Conscientes de que la principal salida laboral que les espera es la de repartir comida a domicilio, miles de estudiantes españoles de Filosofía han empezado a ir a la universidad directamente con la mochila de Glovo. “La mochila amarilla ha pegado más fuerte que los pantalones tobilleros en la facultad”, confirman desde la universidad catalana Ramón Llull.

Cada mañana, los alumnos aparcan sus motos y bicicletas en el campus dispuestos a estudiar para convertirse en unos buenos repartidores de comida. “Para trabajar en Glovo hace falta tomarse la vida con mucha filosofía, por eso es tan importante sacarse la carrera”, reconoce un licenciado que ya cuenta con cinco años de experiencia en la empresa barcelonesa.

Desde que este complemento se ha puesto de moda entre los alumnos, la puntualidad en las aulas se ha multiplicado. “Los estudiantes de Filosofía saben que llegar pronto es la clave para conseguir ser unos buenos ‘riders’ de Glovo en el futuro”, subraya un profesor de Antropología Social de la Universidad Complutense de Madrid. “Es genial la mochila porque te caben los libros y los pedidos también”, reconoce uno de sus alumnos.

“Al final, si lo piensas, la filosofía no es más que transportar ideas, los filósofos siempre han sido transportistas, simplemente ahora la gente está más interesada en recibir hamburguesas completas que conceptos complejos”, declara una estudiante de segundo año. “El sushi da más dinero que el pensamiento, sí, pero nosotros llevamos las dos cosas a tu domicilio por el mismo precio”, concluye haciendo gala de su recién adquirida capacidad de argumentación.

Source: New feed

Comments

comments