Las personas imitan lo que ven comer a sus amigos. Nuestra dieta no está a salvo de los imitadores

Nadie puede negar que las redes sociales han significado un cambio muy drástico en la manera en la que vivimos nuestras vidas sociales. El tener acceso a una fuente constante de fotografías, opiniones o incluso videos sobre la vida de nuestros amigos (o incluso sobre las personas que admiramos, pero con las que no tenemos contacto directo) cambio totalmente la imagen que teníamos sobre las personas que conforman nuestra esfera social. Atrás quedó la duda sobre qué estará haciendo este persona o la otra, la parte que debíamos dejar a nuestra imaginación el trabajo de rellenar los misterios sobre esa persona que nos parece tan fascinante.  

Todo eso es cosa del pasado. Salvo que nuestro amigo sea de esas personas que o no tienen redes sociales o que solo postean cosas que no tienen nada que ver con su vida privada (esos desgraciados, sabemos donde viven), ahora podemos simplemente abrir nuestras redes para tener acceso ilimitado a todo tipo de información y detalles sobre la vida de quienes más nos interesan. Incluso, si queremos prepararnos para una cita, una rápida revisión de las redes puede ser más que suficiente para ir listos para sorprender a esa persona tan especial. 


Unsplash

Como un fenómeno totalmente moderno y sin precedentes en la historia de la humanidad, por supuesto que las redes sociales han llamado la atención de los científicos. Como siempre lo hacen, se han encargado de tomar cada detalle o aspecto de nuestra vida mediada por las redes y analizarla como si fuera un insecto al que acaban de atrapar y poner bajo un microscopio.


Unsplash

Por muy detallistas y dedicados que sean, sus descubrimientos muchas veces no tienden a ser los más precisos. Prueba de esto es la reciente noticia, publicada en Science Daily , de que los usuarios de redes sociales tienden a copiar las dietas de sus amigos. Si ves que uno de tus amigos ha comenzado a comer vegano (y lo más probable es que si así fue, no se va a callar sobre ello por un buen rato), hay una alta tendencia a que su dieta tienda a influir la tuya.


Unsplash

Lo más llamativo de esto, es que los investigadores de la Universidad de Aston notaron que todo venía de las expectativas que las redes sociales nos generan. Si vemos que nuestros amigos se están alimentando bien, automáticamente lo compararemos con nuestra dieta, lo que nos llevar a intentar mejorarla, cosa de estar al nivel de ellos.


Unsplash

Puede que motivar la ansiedad de esta manera no sea lo más sano, pero si nos lleva a mejorar nuestra dieta, todo está bien.

Puede ver el contenido completo aqui

Add Comment