Extraterrestres y misiones a Marte: así predijeron 2020 la ciencia-ficción y el cine

Extraterrestres y misiones a Marte: así predijeron 2020 la ciencia-ficción y el cine

El 2020, por ser un año redondo, siempre se ha colado como una fecha predilecta para intentar situar en ella un futuro, aunque sin mucho éxito. Y menos mal.

Desde siempre la ciencia-ficción ha jugado con la idea de adelantarse al futuro. Desde Julio Verne y sus relatos que ya ponían a un hombre en la Luna, hasta Black Mirror, que a menudo nos sitúa en un futuro cercano aunque no concreto donde la tecnología ha mostrado de alguna forma su reverso tenebroso.

El año 2020 que acabamos de estrenar se ha colado a lo largo de la historia de la ciencia-ficción en varias ocasiones como una fecha predilecta para situar en ella sus narraciones, imaginamos que por su fuerza al ser una cifra redonda y el cambio de década.

Por suerte para nosotros, muchas de estas predicciones no se han cumplido -porque sino seguramente no estarías aquí leyendo esto-, y en otras visiones, como pasó en 2019 con el escenario de Blade Runner, estas parece que jugaban más con un futuro distópico que con una idea certera de intentar vaticinar cómo sería nuestra futuro. Pese a esto, no faltan historias que aunque no del todo, sí que se asemejan bastante a la realidad que vivimos hoy y que se espera en los próximos años. Allá vamos:

Exploración espacial: la conquista de Marte

Son muchos los relatos y las películas que han situado curiosamente 2020 como la fecha en la que el hombre llegaría al planeta rojo. Y lo cierto es que aunque la NASA o Elon Musk tengan planes a corto y medio plazo para esta década, hoy por hoy, esto no se ha cumplido.

Una de las sagas más potentes de la ciencia-ficción en las últimas décadas, la Trilogía Marciana, de Kim Stanley Robinson, recogía en su primera entrega de 1993 (titulada Marte Rojo) que sería en el año que acabamos de comenzar cuando el ser humano pisaría el cuarto planeta del sistema solar por primera vez, para después a partir de allí narrar cómo fueron las primeras décadas de colonización del planeta vecino.

Misión a Marte, del año 2000, seguramente sea una de las películas más olvidadas de Brian de Palma. Pero el director de Carrie o Scarface llevó a cabo esta cinta producida por Disney donde también se elucubraba que la primera misión espacial humana tocaría Marte en 2020, aunque no con muy buen resultado. Tanto, que la trama se centra en la misión de rescate que también acude al planeta en ayuda de la primera.

También es destacable la rara avis del cine español Stranded (Naúfragos) de María Lidón. Esta película de 2001 es una de las pocas muestras de ciencia-ficción españolas y también ponía en 2020 la fecha de la primera misión espacial a Marte.

Aunque en 2020 no veamos al primer ser humano en el Planeta Rojo, lo cierto es que este año sí que va a ser realmente importante en la exploración del planeta. Las principales potencias han iniciado una pequeña carrera espacial por empezar a situarse explorando su superficie tanto en el perfil investigador, como en la búsqueda de posibles recursos. Parte de este impulso se debe a que este año Marte y la Tierra estarán alineados, lo que hará que se sitúen a la mínima distancia posible -unos 54 millones de kilómetros- lo que no volverá a suceder hasta 2022. En total se esperan cuatro misiones robóticas de importancia este año para explorar el planeta, tres operadas por NASA, ESA y China respectivamente, y una cuarta más novedosa financiada por Emiratos Árabes.

A estos estados se suma el ambicioso plan de Space X y Elon Musk, quien llegó a preveer que su empresa sería capaz de llevar a los primeros humanos a Marte en 2022. Por el momento, la nave que se encargaría de ello, la Starship, ha sufrido un primer accidente en sus pruebas iniciales en noviembre del año que acabamos de cerrar, y se espera que un nuevo prototipo las continúe en primavera.

El cine y las invasiones extraterrestres previstas para 2020

El final de la especie humana también se ha situado muchas veces en 2020, y a menudo gracias a la ayuda de especies extraterrestres. Y lo cierto que aunque parece más complicado incluso que las misiones espaciales a Marte que acabamos de relatar, aún quedan nueve meses y medio para que un montón de naves dirigidas por hombrecillos verdes nos invadan. Así que técnicamente, aún es posible.

A Quiet Place (2018)

La primera de estas películas a destacar es la más cercana. A Quiet Place (2018) dirigida y protagonizada por John Krasinski, seguramente sea una de las obras más remarcadas de la ciencia-ficción de los últimos años. En ella se nos cuenta que en apenas unos meses durante 2020, una raza extraterrestre tomará el control de la Tierra aniquilando a la mayoría de la población. Estos invasores son unos seres ciegos, pero que cuentan con un desarrolladísimo sentido del oído. La medida para salvarse de los únicos supervivientes: no hacer ruido. Algo complicado si tus compañeros de viaje son niños. Este 2020 se estrena su secuela.

En Edge of tomorrow (2014) protagonizada por Tom Cruise, en 2020 la Tierra es invadida también por aliens y la humanidad solo puede sobrevivir haciéndose valer con unos enormes exoesqueletos. Según Terminator: Dark Fate (2019), en 2020 también llegarán en un momento dado cíborgs asesinos viajando en el tiempo desde el futuro para masacrarnos. O, si los extraterrestres no acaban con nosotros, quizá lo hagan los Kaijus de Pacific Rim (2013), la película de Guillermo del Toro, llegados desde un portal interdimensional.

Edge of Tomorrow (2014)

Cerebros conectados

En cuanto a la tecnología, la novela Aire escrita en 2004 por Geoff Ryman, jugaba con la idea de que nuestro cerebro estará conectado a Internet, y a partir de ahí, por lo tanto, se sentarían las bases de la comunicación telepática.

Hoy por hoy todos sabemos que nos es posible, ni parece que lo veamos en lo que queda de año, pero varios grupos de investigación ya han conseguido los primeros avances en lo que podríamos considerar una versión muy primigenia de algo parecido, mientras que, de nuevo Elon Musk, tiene planes para conectar nuestro cerebro a los ordenadores próximamente con su proyecto Neuralink.

Otra visión del 2020 es la que nos propuso Acero Puro (2011), basada en un relato de Philip K. Dick y donde vemos a Hugh Jackman haciendo de entrenador de robots boxeadores, en una especie de nuevo deporte tecnológico. Lo cierto es que ahora mismo hay dos competiciones de robots que se emiten por televisión, pero aún queda bastante para que esto llegue al tono que se intuye en la película.

Acero Puro (2011)

Entre las perspectivas de este año que nos ha dado la ciencia-ficción hay, como vemos, un poco de todo. Ninguna desde luego ha dado en el clavo, otras parecen hoy desmedidas, pero también hay algunas que han acertado bastante con los retos científicos y especiales de la década que empieza.

Comments

comments

Puede ver el contenido completo aqui

Add Comment