Correr bajo el sol: Riesgos y recompensas

La relación de un corredor con el sol es complicada. Puede amar absorber su calor y energía pero enfadarse cuando deja su marca: manchas de la edad, líneas de bronceado, quemaduras dolorosas, y  el daño a largo plazo que puede ocasionar.

Es posible que se sorprenda al saber que correr bajo el sol es beneficioso para el cuerpo. Por ello, y a propósito de celebrarse el pasado 13 de junio el Día Mundial del Cáncer de piel, te traemos algunos tips para equilibrar los riesgos y recompensas de correr bajo el sol.

 

El sol: mala noticia para la piel

Los rayos ultravioleta del sol pueden causar cáncer de piel y los corredores pueden ser especialmente vulnerables. Un estudio publicado en Archives of Dermatology reveló que los corredores de maratón mostraban un mayor número de lunares anormales y manchas de la edad, lo que los coloca en un mayor riesgo de melanoma maligno.

El entrenamiento al aire libre aumenta la exposición de los corredores, pero los investigadores citaron otro factor menos obvio: el ejercicio intenso a largo plazo (como el entrenamiento de maratón) puede suprimir el sistema inmunitario y aumentar la vulnerabilidad al daño de la piel.

Cuando se suprime la inmunidad el corredor es más susceptible a otros problemas de la piel que pueden llegar a ser muy molestos como ampollas y rozaduras. “La exposición excesiva a la radiación UV puede suprimir la capacidad de la piel para protegerse y curarse adecuadamente”, revela Elizabeth Hale, profesora de dermatología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York y corredora de maratón.

Además, según un estudio publicado en Dermatología clínica, cosmética y de investigación, los rayos UV son responsables del 80% de los signos visibles del envejecimiento de la piel, incluidas las arrugas.

 

Sin embargo, necesitamos el sol

Si bien es aconsejable no aventurarte en un día soleado, desde un punto de vista biológico, la luz del sol es vital para la salud mental y física. “Estar bajo el sol es parte de una fisiología saludable”, dice Martin Feelisch, profesor de medicina experimental y biología integrativa en la Universidad de Southampton.

Un buen ejemplo: la vitamina D que produce el cuerpo cuando la piel está expuesta a los rayos UVB. La falta de vitamina D se asocia con depresión, fracturas óseas, hipertensión, enfermedades autoinmunes y cáncer, y una exposición demasiado baja al sol es la mayor razón por la que los niveles son bajos.

No obstante, ese no es el único papel que juega el sol en nuestra salud. Una investigación de la Universidad de Edimburgo del año 2016 informaba que la piel contiene grandes cantidades de óxido nítrico, un compuesto que dilata los vasos sanguíneos para reducir la presión arterial y reducir el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. La luz del sol activa esos suministros de óxido nítrico y los libera a la circulación, dice Richard Weller, un conferencista de dermatología que realizó la investigación.

Y aquí está la clave:  el tiempo bajo el sol también puede conducir a tiempos de carrera más rápidos, según un estudio presentado en la conferencia del American College of Sports Medicine en mayo de 2014. Después de que los ciclistas pasaron 20 minutos bajo una lámpara UVA, completaron un tiempo de 16 kilómetros,  más rápido que cuando lo hicieron sin los rayos, dice Chris Easton, fisiólogo del ejercicio en la Universidad del Oeste de Escocia. “Las grandes reservas de óxido nítrico liberadas de la piel ayudan a que fluya más sangre y oxígeno a los músculos”, dice Easton.

“Además, al reducir la cantidad de oxígeno que los músculos usan para producir fuerza, el óxido nítrico te ayuda a durar más”. (Los tiempos de los ciclistas eran incluso más rápidos que cuando comían ruibarbo y acelga, lo que también aumentaba los niveles circulantes de óxido nítrico, pero en menor grado que el sol.)

Exponte al so,  de forma segura

‘Sal fuera, pero no te quemes’, dice Martin Feelisch. Incluso si decide correr cuando el sol aparece más cerca del horizonte (antes de las 10 a. M. y después de las 4 p.m.) y usa protector solar, obtendrá una buena cantidad de exposición al sol beneficiosa, dice el Dr. Ashish Bhatia, profesor asistente de dermatología clínica en la Escuela Feinberg de Northwestern University.

Mientras que el protector solar reduce la producción de vitamina D de su cuerpo, é todavía producirá un suministro decente de la vitamina, según un estudio realizado en el Instituto de Dermatología de San Juan, King’s College London. Y aunque los estudios aún no han examinado el efecto del protector solar sobre los niveles de óxido nítrico, Feelisch dice que probablemente disfrutará de algunos de los beneficios incluso si los aplica.

Aumentar las defensas también puede ayudar a proteger la piel del daño ocasionado por la exposición al sol. Programe el tiempo de descanso y recuperación cada semana, obtenga al menos ocho horas de sueño cada noche y consumir antioxidantes son algunas de las sugerencias. “Concéntrese en comer una dieta equilibrada que sea muy colorida”, dice el Dr. Hale. “Cuantos más colores, más amplia es la variedad de antioxidantes que combate el daño que estás recibiendo”.

No importa cuán cuidadoso sea, revise su cuerpo en busca de lunares nuevos o cambiantes todos los meses, y visite a un dermatólogo una vez al año o más (según su nivel de riesgo personal) para un examen de detección de cáncer de piel.

Fuente: RunnersWorld

Source: soymaratonista – deportes -2

Comments

comments