Cajeros subvencionados contra el vacío bancario

Castellnovo, un municipio del interior de Castellón de apenas 950 habitantes, se ha quedado financieramente desamparado. La población disponía de tres oficinas bancarias y en pocos años se han ido todas. La última, dirigida por un agente colaborador del Banco de Santander, ha echado el cierre hace solo una semana. “Quedan pocos negocios en el pueblo, la gente se está yendo y solo nos falta que nos quiten más servicios . Esto va a la carrera”, se queja Carmina Gil, alcaldesa de Castellnovo.

Seguir leyendo .

Puede ver el contenido completo aqui

Add Comment